UNESCO y ACNUR sobre la educación de niños y jóvenes desplazados internos, solicitantes de asilo y refugiados

Recientemente la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo antes de la Cumbre Humanitaria Mundial que se celebra estos días, 23 y 24 de mayo de 2016 en Estambul (Turquía), han publicado un documento de política (nº 26) con el título Basta de excusas: Impartir educación a todas las personas desplazadas por la fuerza.

El documento comienza con un texto de Malala Yousafzai (estudiante, Premio Nobel de la Paz y cofundadora del Fondo Malala), que reproduzco a continuación y en el que resalto algunas ideas clave:

“Ningún niño debería tener que pagar el costo de la guerra, ser mantenido alejado del aula a causa de un conflicto. Y, sin embargo, generaciones enteras de niños refugiados de países como Siria, Afganistán, Palestina y Sudán del Sur han tenido que abandonar sus hogares y sus escuelas. Mas lo que no abandonan son sus sueños de un futuro mejor para ellos mismos y para sus países, un futuro solo posible mediante la educación.

Es inaceptable que apenas la mitad de los niños refugiados tenga acceso a la enseñanza primaria y una cuarta parte a la enseñanza secundaria. No se puede tolerar que las niñas sean casi siempre las primeras en verse privadas de instrucción. La educación es un derecho humano básico de todos los niños.

Los sueños no deberían acabarse a causa de un conflicto. Los futuros no deberían quedar en suspenso a causa de la guerra. No hay porvenir para los países afectados por un conflicto si sus niños no aprenden hoy, y no solo las cuatro reglas, sino una educación que les dé los instrumentos y las competencias que necesitan para emprender el vuelo.

Los dirigentes del mundo han prometido dotar a todos los niños de una educación completa de 12 años de duración a más tardar en 2030. Los jóvenes desplazados por la guerra no son una excepción. La humanidad no debería tener fronteras. Existen soluciones, como demuestra este documento, pero el mundo debe juntarse y cumplir sus promesas. Sabemos lo que tenemos que hacer.”  Malala Yousafzai

El documento incluye datos (escasos) sobre la situación de las personas refugiadas, que muestran cómo la educación que reciben es desigual y limitada: tasas de escolarización inferiores a las de otras poblaciones, escolarización limitada fuera de los campamentos de refugiados, invisibilidad y desatención educativa de los desplazados internos en un mismo país, impacto en la marginación de las niñas, etc.

La propuesta dirigida a los gobiernos y sus asociados gira en torno a cuatro principales orientaciones políticas (p. 8):

  • Consagrar en las leyes y la política nacionales los derechos a la educación de las personas desplazadas por la fuerza
  • Incluir a los niños y jóvenes desplazados en los sistemas educativos nacionales
  • Posibilitar opciones de enseñanza acelerada y flexible para satisfacer necesidades diversas
  • Asegurar una dotación suficiente de docentes formados y motivados

Una llamada a los Estados para proporcionar una educación de calidad a los desplazados internos y los refugiados.

El texto también está disponible en inglés: No more excuses: Provide education to all forcibly displaced people.

Referencias de interés:

Por qué es importante la primera Cumbre Mundial Humanitaria: http://www.eldiario.es/desalambre/importante-primera-Cumbre-Mundial-Humanitaria_0_517948989.html


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.