¡Luces! ¡Cámaras! ¡Acción!!

Ciner Forum Grupo Inter

Cerramos el curso 2019/2020 en este caluroso julio, con lo que esperamos sea un nuevo inicio, el de ver cine juntxs. O mejor dicho conversar sobre algunas películas que nos provocan preguntas. La idea es iniciar un ciclo de cinefórums virtuales para charlar sobre educación y más allá de lo educativo.

La frecuencia de los encuentros tendrá unos tiempos propios, el que nos permitan nuestras agendas, sin prisas ni presiones. Pero no sólo eso, la organización y dinamización será abierta y rotativa a todas aquellas personas que quieran y puedan sumarse para darle continuidad a la iniciativa – por lo que sí estás interesadx en plantear un tema de reflexión conjunta a partir de una película/documental no tienes más que decirlo-.

Esta primera sesión estuvo dirigida a estudiantes, egresadxs del máster y doctorandxs de la Línea 4 del Doctorado en Educación. Para la realización del cine-forum nos encontramos virtualmente durante una hora –habiendo visionado la película-documental con anterioridad-. El largometraje escogido para esta ocasión es la tercera parte del documental “Human”, disponible para su visualización en youtube.

Se trata de una obra publicada en 2015 y está dirigida por Yann Arthus-Bertrand. Cuenta con el apoyo directo de dos fundaciones sin ánimo de lucro: la Fundación Bettencourt Schueller como entidad financiadora, y la Fundación GoodPlanet como institución encargada de la distribución internacional de la película (cuenta con subtítulos oficiales en 7 idiomas: inglés, castellano, francés, portugués, ruso, árabe e italiano). El tiempo de rodaje se extendió por 2 años, y su realizador usó como base entrevistas hechas a más de 2000 personas en 65 países. Para su edición, fueron elegidas un total de 110 protagonistas. El documental busca ofrecer un ejercicio reflexivo que aborde al ser humano en su complejidad a partir de reflexiones personales sobre diversas situaciones y vivencias.

Iniciamos el encuentro con una conversación a partir de preguntas generales en relación a qué nos dice y qué deja fuera la película; cuál es la forma que elige el autor para narrar eso que se propone mostrar; y quiénes son sus protagonistas. Una de las cosas que más nos cautivó de la película fue la belleza y lo imponente del paisaje, cómo aterriza de unas imágenes generales a las historias particulares de las personas que nos muestra. Un juego de perspectiva, dijeron algunxs compañerxs, que funciona casi como un descanso entre un mundo y el otro.

En este sentido, nos preguntamos sobre la intención deliberada del autor de separar prácticamente el paisaje geográfico del paisaje humano y de la efectividad que tiene el presentar a las personas y su palabra sobre un fondo negro “neutro” que no hace referencia a lugares, pertenencias o vivencias. Esto que en principio nos parecía interesante presenta la dificultad de no interseccionar la vida humana con la no humana, algo que se actualiza en esta situación de crisis que hoy no dudaríamos en llamar civilizatoria.

También conversamos sobre el “exotismo” de esos paisajes en contrapunto con la diversidad humana y la forma narrativa que adopta. Nunca sabemos quién ni qué se pregunta, un recurso que permite poner en primer lugar el relato de la gente sobre cuestiones tan amplias como el sentido de la vida, la corrupción, la felicidad, la educación…

En un tercer momento nos detuvimos precisamente en lo que las personas manifiestan respecto a la educación. En el documental se habla de la educación formal como una garantía de ascenso social y nos surgía una duda: si el objetivo de la educación formal debía ser realmente este. La conversación versó sobre cómo la escuela falla a muchas personas que depositan sus esperanzas en el sistema educativo, seguramente porque la escuela no sabe, no puede adaptarse a las distintas realidades de lxs alumnxs, pero también hay algo que va más allá de ella. En este mismo sentido, se habló de las dificultades y contradicciones que supone una escuela que se piensa únicamente en términos de ascenso social, sin poner en cuestión y problematizar dos de sus grandes funciones: la reproducción social y la de garantizar el derecho a la educación -presentándose muchas veces como el único lugar seguro, pero también y al mismo tiempo como espacio de exclusión e injusticia-. En este sentido una compañera dijo “la escuela no es una garantía, pero la pobreza estructural sí es una garantía de una escuela funcional a la pobreza”. Otra de las frases más significativas de la conversación en torno a esta cuestión fue que “A veces tenemos suerte y sobrevivimos a la escuela”.

Otra de las cuestiones que surgió en la charla fue sobre el enorme dolor que muestran las personas que, por diversos motivos, no han podido terminar la escuela ¿Ese sufrimiento tiene que ver sólo con lo que significa acudir o no a la escuela? ¿Qué pasa con aquellxs que no encajan con lo que ésta les demanda?

En palabras de una de las compañeras “la escuela es una prolongación de la sociedad y es el primer espacio en el que ya de pequeñas las personas sienten la exclusión, reconocen las asimetrías de poder, sienten que no forman parte y así se creen y se definen como ciudadanas y ciudadanos de segunda”. Pero también reconocimos el papel de lxs profesorxs que problematizan sus prácticas y que cotidianamente se hacen estas preguntas. Docentes que tienen la sensibilidad suficiente para pensar la diversidad como algo que siempre está entre nosotrxs.

Gracias, a Alba, Jesús, Cristiana, Guada, Beatríz Malik, Belén y Beatriz Arias por compartir este ratito con nosotrxs y por animarse a pensar juntas.

¡Nos vemos en el siguiente encuentro!

Buen verano a todxs.

Valeria Ormaechea y Noemi Laforgue.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.